Prensa

Niñeras, La Nación

Niñeras
Entrenadas para cuidar. Profesionales, la solución para mamás que trabajan

“Estoy dejando el bien más preciado de mi vida, mi hija Olivia”, dice Cecilia Giordano. Por eso, no le pareció un exceso contratar a una consultora y entrevistar a diez candidatas hasta encontrar a la niñera perfecta. (…)

Las agencias de selección y capacitación de niñeras profesionales ofrecen esas y otras ventajas. Aseguran una mayor confiabilidad, ya que realizan a las postulantes baterías de tests psicotécnicos y estudios socioambientales, exigen documentación y libreta sanitaria, y verifican las referencias. Por lo general, ofrecen una garantía, por la cual si los padres no están conformes o la empleada renuncia antes de los tres meses, la agencia realiza una nueva búsqueda y cubre el puesto. Además, algunas efectúan entrenamientos previos y seguimientos de control. El honorario que cobra el selector es el equivalente a un sueldo, aproximadamente.

Búsqueda, selección y entrenamiento
Hace tres años, estas agencias comenzaron a proliferar. Claro, las niñeras profesionales no están matriculadas ni tienen título universitario, pero sí experiencia en el cuidado de niños y algún tipo de estudio afín a la educación y la salud. “Docentes, maestras jardineras, estudiantes de las carreras de Psicología y Psicopedagogía, o gente que asistió a cursos de estimulación temprana o recreación”, describe así a su staff Claudia Griffa, directora de Cuidame Mucho, junto con María Moyal, ambas psicólogas. “Proveemos de cuidado recreativo para chicos con personal calificado, que dispone de recursos lúdicos, emocionales e intelectuales, y una clara vocación por los chicos”, afirma Griffa. (…)

La niñera no siempre tiene perfil de adolescente. “Disponemos de personas de hasta 65 años. Y son requeridas por gente que busca alguien con más experiencia, paciencia, una mirada distinta ante la vida, más de abuela”(…). “Nos piden gente mayor de 40 años, porque a veces son garantía de una mayor estabilidad emocional”, coincide Griffa.