Prensa

Los programas puertas adentro, una alternativa para evitar organizar salidas todo el tiempo

Los programas puertas adentro, una alternativa para evitar organizar salidas todo el tiempo.

El primer día de las vacaciones de invierno, María Moyal llevó a sus hijas, de cinco y un año y medio, a un shopping. Desprevenida, sin reparar en que era una fecha especial, se sorprendió al ver hordas de niños y padres que salían de un show para los más pequeños. Lo que era un paseo ameno pronto se transformó en un factor de estrés. “Me arrepentí ni bien llegué ahí”, cuenta María, psicóloga y una de las directoras de Cuídame Mucho, una consultora dedicada a buscar niñeras profesionales, permanentes o temporales, para familias.

Más allá de las innumerables alternativas y salidas que hay para hacer con niños en vacaciones, muchos padres optan por quedarse en casa y ofrecer distintas opciones indoor para evitar subir los niveles de estrés y de aturdimiento de grandes y chicos. La movilización y concentración de gente en pocos metros cuadrados suele ser uno de los motivos para evitar salir de casa, pero a eso hay que sumar el frío y el costo asociado a una salida.

¿La solución de muchos? Hacer programas puertas adentro. Pero eso no significa mirar tele o jugar con la tablet, los dos grandes aliados tecnológicos de los niños modernos. Por estas semanas, las contrataciones de niñeras recreativas son la opción más elegida. Hay adultos que, previsores, se organizan y deciden contratar para sus hijos niñeras pedagógicas que los entretengan algunas horas y reparten los gastos, y otros que optan por una niñera temporal que esté al cuidado de los pequeños durante las dos semanas del receso escolar y que les organice juegos en casa, solos o con amiguitos.

“Durante el receso los padres buscan a alguien que entretenga a los chicos en casa -dice Moyal-. Cuando hay que suplantar un jardín, hay que reemplazar ese ratito de juego y muchos buscan maestras jardineras con recursos recreativos, que canten, pinten, cuenten cuentos. Es como una animación pero sin cumpleañero”, describe la directora de Cuídame Mucho.

Lo habitual es armar grupitos de juego entre compañeros de jardín o hijos de padres amigos para dividir los gastos. La hora de una niñera recreativa cotiza 100 pesos. “Hoy es muy común que los padres se organicen y busquen entre todos alternativas para pasar estas semanas. Las niñeras recreativas son la alternativa de padres que están en casa, pero que aprovechan a juntarse para ponerse al día mientras los chicos juegan con la niñera. Y la temporal, es para los que trabajan fuera de casa”, dice Moyal, que asegura que no se necesita muchos recursos para mantener entretenidos a los niños y son los que habitualmente hay en el hogar: burbujeros, pelotas, hojas y lápices de colores deberían ser más que suficientes.

Aun así, varios padres recurren al alquiler de plazas blandas y juegos como tejo, metegol y ping-pong por el día para sumar diversión. Y los que tienen patio o jardín pueden aspirar también a alquilar un pelotero inflable. En todo caso, el costo oscila entre los $ 300 y $ 700 que, repartidos entre varios, resulta ser más económico que una salida.

Muchos padres, ante la gran oferta de actividades que hay para hacer en vacaciones, se sienten en la obligación de “sacar” a sus hijos de casa.”La oferta teatral y de espectáculos es tan grande que en muchas ocasiones los padres sienten que ofrecerles todo es lo que más los va a entretener -dice la psicóloga Nora Koremblit de Vinacur, secretaria del departamento de Niños y Adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)-. Pero es necesario matizar y entender que los niños lo que más necesitan es estar en su casa, disfrutarla. Tomar contacto con sus juguetes, visitar amigos, primos o abuelos con quienes compartir programas. Hay que darles posibilidades de jugar, que es lo que los niños en edad escolar realmente necesitan.”

ADENTRO, SIN CULPAS

Por eso, para muchos especialistas quedarse en casa no sólo no debería generar culpa entre los padres, sino ser algo necesario. “Los chicos también tienen que aprender a crear, a utilizar su tiempo libre y sentir la necesidad de usarlo en buscar nuevas actividades que les permita descubrirse y disfrutar. Y los padres deben generar esos momentos, sin pautar actividades en exceso para que esto pueda lograrse”, insiste Koremblit de Vinacur.

“No es que las vacaciones de invierno estresen más que las de verano -dice Diana Capomagi, profesora titular de la carrera de Ciencias de la Eduación de la Universidad Abierta Interamericana (UAI)-. Lo que sucede es que el verano coincide con las vacaciones de los padres y el tiempo lindo permite que las plazas y los parques se conviertan en una atracción accesible. En invierno la ciudad pasa a ser un centro de multitudes, de vendedores ambulantes, de negocios llenos… Podría pensarse en una jungla enloquecida. Sin embargo, y porque uno se acostumbra o va preparado para lo peor, se termina disfrutando de las salidas, Aunque es importante remarcar que salir no lo es todo.”

ACTIVIDADES INDOOR

Niñera recreativa
Se contratan por horas y organizan juegos y actividades con grupitos que no superan los cinco chicos. El servicio cuesta $ 100 por hora.

Inflables y plazas blandas
Son los elegidos por los que tienen un espacio grande o un jardín o patio en el exterior. Se alquilan por día y su costo es variable, entre 300 y 700 pesos.

Redescubrir juguetes
Los especialistas aseguran que es importante volver a tomar contacto con sus juguetes, algo que suele quedar relegado durante la época escolar.

Artículo original: http://www.lanacion.com.ar/m1/1713080-los-programas-puertas-adentro-una-alternativa-para-evitar-organizar-salidas-todo-el-tiempo