Prensa

Jardines itinerantes, una alternativa para contener a los chicos en casa

Jardines itinerantes, una alternativa para contener a los chicos en casa
Se organizan en los countries y barrios privados con grupos de entre tres y cinco niños. Otro fenómeno: creció un 50 por ciento la demanda de las llamadas niñeras pedagógicas.

En este invierno atípico, con colegios cerrados y la amenaza de la gripe A dando vueltas, qué hacer con los chicos se transformó en una de las principales inquietudes de los padres que trabajan, aquellos que no se conforman con el simple cuidado y buscan que sus hijos no pierdan el ritmo escolar.

En Pilar, la demanda de niñeras pedagógicas aumentó un 50% y los jardines itinerantes hacen furor en countries y barrios cerrados. Grupos de tres a cinco niños, una maestra y un aula improvisada en una casa distinta todos los días. Los jardines de infantes rodantes, que comenzaron tímidamente hace menos de una década como una solución para socializar y entretener a los chicos todavía no escolarizados, hoy alcanzan su pico de popularidad en gran parte de las urbanizaciones cerradas del distrito. (…)

Niñeras pedagógicas
Otra de las opciones elegidas por los padres para combinar cuidado y educación durante el receso impuesto por la emergencia sanitaria, son las niñeras pedagógicas. Se trata de profesionales del área de la educación que a las tareas habituales de una babysitter le aportan el plus de la enseñanza.

En el distrito, la solicitud de este tipo de profesionales creció de manera exponencial a partir del cierre de las escuelas, llegando hasta el 50%.

La cifra coincide con la que se maneja en la agencia Cuidame Mucho, donde tal como informó la directora, María Moyal, “en Pilar hubo muchas consultas en los últimos días solicitando chicas de un día para el otro o para dentro de 48 horas”.

A diferencia de las niñeras tradicionales, a las cuales se les pedía que sepan entretener, jugar, cambiar pañales y no mucho más, las pedagógicas llegan para cumplir otros roles.

“Los padres nos piden que ellas puedan acompañar a los chicos en las tareas escolares y continuar con una rutina de trabajo, todas tienen formación docente, experiencia y referencias”, manifestó Moyal.

La mayoría de las nuevas babysitters manejan idiomas y muchas de ellas están capacitadas para trabajar con chicos con necesidades especiales. A su vez, llegan a los hogares con tareas planeadas que integran el aprendizaje con el divertimento (…)